MANUALES DE MARCA

 

Cuando se trata de identidad de marca, es importante la coherencia entre todas plataformas y formatos. Es una regla básica del diseño gráfico, porque permite el reconocimiento de la marca, aunque también debería ser un imperativo estético. Un logo no puede ser diferente en las tarjetas de visita de diferentes departamentos de la misma empresa, por ejemplo, o aparecer distinto en una fachada y en la página web.

La saturación en el uso de la marca es tan contraproducente como no tener una identidad de marca clara. Luego está la tan común obsesión por las sub-marcas y esos apellidos que se le ponen a las marcas (home, baby, kids).

No es fácil encontrar un equilibrio. Es aquí donde yo puedo echar una mano. A veces lo que se necesita es simplemente una visión desde fuera. Quizás un brand book breve y sencillo es lo único que se necesita. Una guía compacta con las normas para articular la comunicación de marca, en vez de un manual corporativo propiamente dicho.

Yo hago ambos, aunque normalmente recomiendo un enfoque más orgánico, especialmente para empresas pequeñas, que se adapte y evolucione con la marca, en vez de un bloque monolítico de identidad de marca que frecuentemente acaba limitando la creatividad.